jueves, 24 de abril de 2014

Reseña #91 Madame de Treymes



Título original: Madame de Treymes

Autora: Edith Wharton

Páginas: 95

Saga: No














En Madame de Treymes, Wharton enfrenta la libertad del amor a las injustas y puritanas convensiones sociales de una época ya decadente peropero aún rígida y clasisista. Edith Wharton (1862-1937), autora de La edad de la inocencia, perteneció a la alta sociedad norteamericana, se divorció de un banquero bostoniano y, en 1902, se instaló en Francia. Desde allí retrató un mundo luminoso pero lleno de sombras.



Madame de Treymes es la primera novela que leo de Edith Wharton, autora conocida sobre todo por La edad de la inocencia. Buscando una obra cortita en mis estanterías, y pensando en el afán de clásicos que tenía en ese momento, mis ojos se toparon con una sección de minilibros (no llega siquiera a las 100 páginas) de la estantería, y entre ellos el que traigo entre manos. Mi edición no se corresponde con la foto de la portada, obviamente, porque la mía es una de esas cutre de los periódicos, y con una ilustración soberanamente fea, pero no es lo que nos interesa.

La historia en sí no es nada complicada, tiene un argumento bien sencillo: Durham acude a Francia a buscar a Fanny una antigua amiga cuyo matrimonio no va bien y por la que él guarda un profundo afecto. Y pese a la trama tan sencilla, personalmente me ha parecido una obra complicada. 

Esto es culpa mía y de nadie más, pero al haber perdido todo contacto con clásicos y obras más densas, me ha resultado una escritura compleja. Ello se debe a que la autora encierra dobles sentidos en las frases, y con pocas palabras, en realidad dice mucho, por lo que conlleva una lectura muy atenta, y mi cabeza llena de pájaros hace que tenga que repetir la lectura varias veces.
La novela cuenta con dos alicientes importantes, por un lado, como se retratan las culturas americana y francesa, y por otro, el fascinante personaje de Madame de Treymes.

Wharton nos presenta un fuerte choque entre las culturas norteamericanas y francesas. Así pues podemos ver los desprecios, envidias e incomprensiones entre una y otra cultura. Así mismo, se representa la clase alta de la sociedad, con sus vicios ocultos, y su atmósfera de lujo. Esta temática está muy relacionada con la propia vida de la autora, norteamericana de clase alta afincada en Francia, por ello quizá la que sale más favorecida es la cultura norteamericana, cuyos personajes son más sencillos y naturales, mientras que la cultura francesa es retratada como conservadora e hipócrita, y sus personajes son más ladinos y actúan con dobles intenciones.
El otro punto fuerte de la novela es la propia Madame de Treymes, una mujer ambigua donde las haya. Christiane es un personaje muy ladino, que crea confusión al espectador porque aparenta una cosa pero luego se inclina hacia otra. Ella se vale de su buena clase, sus modales y alta cuna para conseguir favores, pero también descubrimos que tiene una doble cara  y que intenta esos favores a través del chantaje y la manipulación. Su última aparición me descolocó totalmente, y no he llegado a saber si es “buena” o “mala”. Es más complicado que eso, pues Madame de Treymes es un personaje especial y difícil de explicar.

Quizá como punto negativo es que la autora profundiza muy poco en las descripciones. Me explico, esperaba más ambientación de época, del lujo, trajes, y esos detalles. No hay, por tanto, mucha descripción física, y tampoco nos adentran demasiado en las emociones y sentimientos de los personajes, sino que la autora profundiza mucho en las relaciones entre ellos, en su forma de tratarse y relacionarse dentro de los entresijos de la alta sociedad.

En resumen, es una obra muy breve, en la que se retratan la sociedad norteamericana y francesa de clase alta, y sus choques culturales. Un personaje central emblemático da forma a la novela, que si bien no tiene un argumento muy original, resulta muy agradable de leer.

Puntuación:


9 comentarios:

  1. No me llama mucho, así que lo dejo pasar pero muchas gracias por la reseña! ¡Nos leemos! besos :)

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que aún no estoy preparada para clasicos pero me alegro que te hayas puesto, que se te notaba ya con mono xD Mira que me has dado curiosidad con eso de que tiene una escritura compleja... ya te lo robaré... digo te lo cogeré prestado xD

    ResponderEliminar
  3. Hola^^
    No termina de llamarme la verdad, pero gracias por la reseña!
    besos

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía pero no estoy muy segura de que pudiera gustarme la verdad. Un besote guapa :)

    ResponderEliminar
  5. No tengo muchas ganas de leer obras como estas, aunque también mucho no me llama la atención. Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!!

    No he leído nada de esta autora, y la verdad es que no tengo por ahora pensado hacerme con algo de ella ^^ Me gustan los clásicos de este género, pero no sé... este libro en especial no me convence :P Quizás por eso de que es corto y no profundiza bien en la historia. Para eso me leo las instrucciones del Fairy XD

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  7. No he leído a esta autora y no sé si me gustaría esta historia.
    Lo de que sea corta no le veo el problema, quizás profundice más que otros libros que os alargan demasiado.

    un besooo

    ResponderEliminar

  8. Hola!! Me ha gustado mucho tu blog!! Te sigo!!
    Tengo un blog que hice hace poco… ¿Lo visitarías y me dejarías un comentario?
    http://palabrasdearia.blogspot.mx/
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que me llama mucho.
    Un besito cielo.

    ResponderEliminar